Decorando las paredes con pintura metalizada

Categoría: Decoración, Tips decoración

Aunque están de moda y son de bellos acabados, las pinturas metalizadas son un arma de doble filo. Hay que saber dónde y qué cantidad aplicar para no crear ambientes agobiantes que al fin de la tareas de decoración, no den una buena imagen y no se alcancen los resultados esperados. Por esto es recomendable utilizarla en pequeños objetos, sectores o superficies donde dará el toque de distinción suficiente, priorizando la delicadeza y armonía del conjunto. En paredes grandes los colores deben ser los indicados y aplicados recomendablemente con pistola.

Su compleja aplicación con las herramientas convencionales hace que su uso en paredes de grandes proporciones sea una tarea difícil, teniendo que utilizar pistola para el correcto acabado. Pero el trabajo con brochas, rodillo o esponja es sencillo en los siguientes casos.

Pintar pequeños objetos metálicos de cerámica, porcelana o madera

Es una de las prácticas más sencillas y comunes en donde se eligen objetos decorativos en desuso para una tarea de restauración o reciclado. Una lámpara, centro de mesa o tal vez el marco de un cuadro o espejo sean los objetos elegidos. No hay que descartar la posibilidad de pintar una mesa o algún mueble en especial.

Pintar molduras o cenefas en cielorraso y paredes

Las cenefas de yeso que suelen haber entre cielorraso y pared o algún otro sector, generalmente utilizadas en una decoración de estilo clásico, son propicias para el pintado con pinturas metalizadas. Esto no quita que éste material de acabado metálico se use en decoraciones modernas, es justamente ahí donde puede dar toques excelentes, usualmente con tonos plateados o azulados.

Pintar con stencil simulando vinilos

Los vinilos decorativos son una muy sencilla y bella forma de decorar cualquier pared. A través de la técnica del stencil o estarcido se pueden pintar flores, guardas, patrones o cualquier forma con ayuda de una plantilla con el modelo deseado, obteniendo un resultado de los más delicados y hermosos en el uso de este tipo de pintura.

Pintar líneas o pequeños sectores o franjas

Apostando por utilizarla en superficies mayores se pueden hacer líneas en las paredes con motivos especiales o simplemente franjas horizontales o verticales anchas como forma de decorar de una pared completa. Con la utilización de la cinta carrocera y las herramientas tradicionales el trabajo puede ser realizado.

Pintar paredes texturadas

En el caso de paredes texturadas no hay peligro que se aprecien las marcas del rodillo o pincel, aunque seguramente necesitarás mayor cantidad de material para cubrir la superficie. También se pueden hacer un esponjado sobre paredes lisas dando solo un toque de brillo a la misma.


También te puede interesar: