7 colores perfectos para una sala o living elegante

Sala de colores elegantes

Categoría: Ambientes, Sala o Living

Para que tu sala se vez elegante no alcanza con la decoración y los muebles que uses, sino que el color de las paredes es una de las casas que debes definir primero para tener el resultado esperado. Estas son unas recomendaciones.

El sala o salón es el lugar donde más tiempo pasamos en casa, recibimos visitas, miramos televisión, leemos, nos reunimos en familia, y tantas cosas más. Por todo ello tiene que ser de un clima agradable, de relax, que transmita la personalidad propia, pero que también sea acogedor incluso para los que no habitan el hogar.

El blanco y sus variantes

Sala con paredes pintura blanca

La cantidad de luz que ingresa a un salón modifica la percepción del tamaño y de los colores. Si quieres un ambiente luminoso, aparte de grandes ventanas o luz artificial, usar combinaciones claras darán luz al living.

En este caso el color blanco es perfecto para tener una sala luminosa y activa. Algunas variantes del blanco, menos luminosas, son el blanco roto, ceniza, perla, hueso, o marfil.

El beige, más cálido y elegante

Sala de paredes color beige

El beige es uno de los tonos neutros más utilizados, y un color que se caracteriza por ser sencillo y confiable. Con su simpleza puede crear un espacio agradable si se pretende dar protagonismo a los materiales y las formas de muebles y decorado. Las paredes en beige crean un entorno perfectamente elegante combinado con diferentes tonalidades de blanco.

Algo más neutro, el gris

Living con paredes gris suave

Las paredes grises suaves hacen que tu sala parezca más espaciosa. El gris es una opción elegante y serena que se adapta tanto a un estilo moderno como a una decoración vintage. Las paredes grises son el fondo ideal para detalles más coloridos, como pinturas, retratos o cuadros en grupo o de gran tamaño. El gris además de lucir elegante puede verse sofisticado y moderno en cualquier habitación de casa, especialmente en el living.

Y también el gris oscuro

Sala de gris marengo

Los grises oscuros e inclusive el negro no deben descartarse como una opción para pintar una sala elegante. No más hay que ver que la vestimenta de color negro casi siempre es sinónimo de elegancia y sobriedad. Los muebles destacan en un fondo oscuro, y es una buena idea si la sala recibe mucha luz de día, para opacar el efecto deslumbrante de los rayos del sol.

De los verdes, el verde oliva

Sala elegante verde oliva

El verde es un color de armonía y naturaleza, y es uno de los mejores colores para salas de estar elegantes y con un toque rústico. Los verdes parecen una opción arriesgada pero no lo es. Es un tono adecuado para los interiores porque combina perfectamente con maderas, la piedra y otros revestimientos y materiales naturales.

El verde es la alternativa perfecta a los neutros. Dentro de los tonos verdes para una sala elegantes, los tonos recomendables son el oliva, seco o el musgo.

De los rojos, vino, borgoña, óxido o granate

Living con una pared granate

Los tonos oscuros crean un clima de profundidad y serenidad. En este sentido los rojos oscuros aportan gran elegancia, sumado un toque exótico y atractivo. Los detalles en rojo suelen cubrir una parte menor de las paredes, siendo preferidos para una pared o sector especial. Por otra parte los tapizados en tonos vino o granate aportan gran personalidad la sala.

Azules oscuros, frescos y acogedores

Sala de color azul apacible

Una sala en un tono azul tiene una apariencia con efecto relajante y acogedor. Existen numerosos y muy agradables tonos azules, y todos combinan muy bien con colores neutros como el marrón café y el crema. Además el azul oscuro se lleva muy bien con los tonos de la madera, resultado particularmente elegante. Un living con paredes de color azul tiene una apariencia íntima, elegante y tranquila.

Combinación de colores

No se recomienda tonos demasiados intensos, como rojos, naranjas, ni tampoco contrastes demasiado fuertes. No mas de 2 colores en las paredes.

Si deseas contrastar se lo puede hacer con los objetos decorativos, muebles o complementos. Si elijes el color blanco no debe ser puro, sino roto o sucio, es decir desviado hacia una tonalidad neutra.

Nos encontramos en una difícil elección. Los consejos que se puedan dar sobre este sector tan importante de la casa, no son determinantes a la hora de elegir el color, y dependen mucho del gusto personal.

También te puede interesar: