Cómo barnizar techos o cielos de madera

Techo de madera de machimbre

Categoría: Como pintar, Pintar interiores, Pintar maderas

El barnizado de techos de madera en interiores realza sus colores y vetas, además lo protege de las manchas y de la humedad. El tratamiento es sencillo, solo basta seguir unos simples pasos.

Si el techo de madera no está expuesto a la intemperie las sucesivas manos de pintura no serán necesarias. En cambio en el exterior, donde la madera es maltratada por el sol y las lluvias, una mano cada año ayudará a conservar la madera en buen estado.

Todo lo aquí explicado también se puede aplicar a vigas columnas verjas y otros objetos de madera que formen parte de la estructura de una casa y que no sean de tanto cuidado como los muebles o las aberturas.

Barnizar techos nuevos

No te detengas en detalles porque no será necesario. Además estas zonas no son muy delicadas así que no requerirá una minuciosa preparación como es el caso de un mueble. Seguramente se trata de grandes áreas y los detalles demorarán tu trabajo.

1- Retira el polvo con un cepillo. Las manos necesarias para darle un brillo ideal podrán ser 3 o 4. Pero si has escogido un barniz de acabado mate o satinado con 2 o 3 manos será suficiente.

2- Aplica la primera mano diluida en un 15 % de aguarrás aproximadamente para que el barniz penetre en la madera para su mejor agarre y protección.

3- Aplica las posteriores manos, las cuales serán menos diluidas (de un 5 a 10 % del diluyente), y una vez la anterior haya secado en su totalidad. Acuérdate de peinar el barniz como se explica en el uso de la brocha.

Tienes que tener en cuenta que el tipo madera del techo influye en la absorción del material. Mientras más dura y menos porosa sea la madera, menos será el material que consuma, y la cantidad de manos que tengas que aplicarle. Por el contrario en maderas blandas y porosas la absorción será mayor.

Si lo deseas puede teñir el barniz para darle otra tonalidad a la madera del color natural.

Para que la brocha no gotee al barnizar sigue las siguientes instrucciones:

  1. Carga la brocha en la lata o bote de barniz.
  2. Sacúdela un par de veces en la parte interna de éste.
  3. Aplica sobre la madera.
  4. Repasa el pincel, ambas caras, en el borde del tarro o bote para quitar el material sobrante.
  5. Repite el proceso.

Adquiriendo práctica en esta pequeña secuencia de pasos te aseguro que no tendrás problemas, hasta lograr la habilidad suficiente y lo hagas de forma automática.

Barnizar techos con manos antiguas

En interiores solo limpia, quita restos de grasas con un trapo húmedo en aguarrás, y aplica una mano de barniz para hacerlos revivir.

Pero si estamos hablando de exteriores el tratamiento será distinto. En el caso de que la madera esté en buenas condiciones:  lija, limpia y aplica una o dos manos según lo estimes necesario. Si la madera está en malas condiciones te verás obligado a quitar la pintura solo en el sector dañado, con ayuda de una lija o un removedor de pinturas o decapante químico.

También te puede interesar: