Las paredes interiores en color amarillo

dormitorio amarillo

Categoría: Amarillo, Colores, Colores y combinaciones

El amarillo es un buen color para la decoración, pero debes escoger la tonalidad justa y la combinación adecuada para lograr los efectos deseados en interiores.

El amarillo es un color vivo, alegre y cálido. Toda la gama de colores amarillos es especial para dotar de iluminación a los ambientes. Según con lo dicho en sensaciones y estímulo del ánimo, incita a la comunicación entre las personas y el buen humor, por lo que es óptimo para zonas comunes, salón, cocina, comedor, bufetes. Un efecto no deseado los producen las tonalidades demasiado intensas, las cuales pueden llegar a ser agobiantes y causar nerviosismo.

Gama de colores amarillos

Comedor amarillo

Amarillos suaves: Son los más indicados para pintar todas las paredes de un ambiente si deseas lograr una habitación amplia y luminosa. Los colores más intensos para los detalles.

Amarillos medios: Para pintar una pared de gran superficie, para una alfombra, un cobertor o el sofá. La idea es crear un punto focal donde atraer las miradas e inspirar alegría sin sobrecargar.

Amarillos fuertes y oscuros: cono el amarillo miel, el ocre o el mostaza, son colores intensos perfectos para destacar una pared no tan grande, usar en el tapizado de un sofá, o en los cojines de la cama y los sillones.

Dentro de la carta RAL podemos encontrar diversas tonalidades amarillentas precedidas por el numero 1, desde el 1000 al 1032. Desde las más suaves a las más intensas acercándose a los tonos ocres.

¿Con qué colores combina?

comedor y salon amarillos

En un esquema tonal iría junto a amarillos oscuros o suaves, siendo una elección sencilla y fácil de lograr. Pero lo cierto es que no sucede, porque un ambiente cargado de amarillo resultaría muy agobiante y monótono. Por lo general siempre está acompañado de blancos, manteca o grises.

En un esquema armónico con verdes y naranjas, originando un ambiente armonioso, apacible e iluminado. Son los colores perfectos para una decoración en tonos cítricos.

Y en un juego de contrastes entre amarillo y violeta , purpuras y azules. Aunque no es muy común, para los más arriesgados es una combinación a probar.

Se lleva perfecto con maderas oscuras y claras, haciendo que las primeras (como cerezo, wengué o algarrobo) se destaquen en el conjunto.


También te puede interesar: