Los efectos del color amarillo en interiores y su influencia sobre las personas

Pared amarilla

Categoría: Amarillo, Colores

El amarillo es una color que puede crear diversos efectos en los ambientes, dependiendo de la tonalidad que se utilice, ya sea para la pintura o en detalles decorativos.

Todas las variantes y tonalidades del amarillo cambian la percepción que tenemos de un ambiente, y así también crean sensaciones diversas sobre nosotros mismos. Todo esto hace que cada espacio adquiera un clima especial gracias a las múltiples cualidades de este color.

Un color luminoso

Amarillo luminoso

Después del blanco, el amarillo es el color que más refleja la luz proveniente del exterior y las lámparas interiores. Es por ello que las tonalidades amarillas favorecen a la iluminación del ambiente, haciendo que los veamos más luminoso y menos deprimidos. Está claro que este efecto es mucho más evidente si se acompaña de blanco y una adecuada distribución de las fuentes de luz.

Un color alegre

Amarillo alegre

Ya sea porque se trata de un color cálido, además de luminoso, genera espacios agradables. En una habitación o cualquier otro sitio ambientado con alguna tonalidad amarilla impera la sensación de optimismo. Incluso es un color que propicia a la conversación, especialmente las variantes más intensas y anaranjadas.

Un color dinámico

Amarillo dinámico

El amarillo es un color que no se puede ignorar si se hace presente en la decoración de ambientes. Es visible a simple vista y hace que un espacio se vea dinámico. Es por ello que transmite una sensación de energía y vitalidad a las personas que frecuentan o permanecen en el lugar. Esto puede llegar a ser contraproducente si el efecto que se prende es el contrario, es decir si se desea un lugar relajado y tranquilo.

Un color acogedor

Amarillo cálido

Todos los colores cálidos, entre ellos el amarillo, crean una notable sensación cálida del ambiente. Es por ello que percibimos el espacio como confortable o acogedor. El efecto es mucho más notorio cuando se combina con tonalidades marrones, maderas y otros colores cálidos.

Variantes de color amarillo

Los amarillos pasteles son los más luminosos y delicados, por lo que son los más apropiados para generar ambientes con las mismas características. Es importante combinarlo adecuadamente para evitar un resultado soso y poco vital.

Los amarillos puros intensos, usarlos con mesura, ya que pueden resultar agobiantes. Son perfectos para el tapizado de los muebles, para destacar una pared, o para dar toques de color amarillo en la decoración.

Los amarillos naranjas son tonalidades más cálidas e intensas que pueden dar la nota de color en cualquier lugar. Combinan muy bien con maderas y colores café o arenas.

Los ocres y mostazas son las variantes más oscuras del color amarillo, y las más apropiadas para crear una sensación atractiva pero elegante. Son especiales dando una nota distintiva en cualquier espacio, incluso en exteriores.

También te puede interesar: