Pinturas especiales para altas temperaturas, atérmicas e ignífugas

Estufa de hierro

Categoría: Pinturas, Pinturas especiales

El calor es uno de los enemigos más importantes de las pinturas, por esto es necesario utilizar productos especiales que se adecuen a las altas temperaturas, el calor excesivo y el fuego.

Veamos tres tipos de pinturas especialmente formuladas para poseer una mayor resistencia al calor. Cada una tiene aplicaciones diversas, y son específicas para diferentes materiales y superficies.

Pinturas alta temperatura

Hay ciertos objetos que aumentan su temperatura de manera eventual o constante. Este excesivo calor afecta a los pigmentos y otros componentes de la pintura, haciendo que una convencional se carbonice y por lo tanto cambie de color, se despegue de la superficie, incluso se queme. En estos casos pueden advertirse mal olor, humo y desprendimiento de gases nocivos.

Para estos casos es que los fabricantes han formulado pinturas especiales que resisten al calor de manera notable. Pero generalmente se utiliza un producto especial para cierto rango de temperaturas:

Hasta los 70 grados Centígrados o Celcius: Este es el máximo permitido para usar pinturas convencionales, como un esmalte sintético o pintura epoxi. No debería haber inconvenientes ni degradación del producto hasta ésta temperatura.

Hasta 250 o 300 °C: Entre el rango de los 70°C y los 250°C o 300°C se necesitan pintura especiales. Son comunes los esmaltes para altas temperaturas, y por lo general se aplican directamente sobre el metal en buenas condiciones. Pintura perfecta para radiadores de agua caliente.

Hasta 600 °C: Aquí los requerimientos de los productos son mayores, y con esta cantidad de calor los elementos constituyentes de casi cualquier pintura se calcinan. A partir de aquí los colores disponibles son pocos, y la variedad depende del fabricante. Son pinturas especiales para parrillas, estufas y asadores.

Hasta más de 1000 °C: Son pinturas que resisten altas temperaturas variables de hasta 1000 grados, especiales para motores o escapes de automóviles o motocicletas. Algunas son fabricadas para soportar mayores temperaturas.

Qué son las pintura atérmicas o anti-térmicas

O también llamadas simplemente térmicas, son un tipo de pintura que tienen la particularidad de romper con los puentes térmicos. De esta manera se evita la transferencia de calor entre una superficie y el ambiente, desde el ambiente a la superficie, o de un material a otro. Algunas de las pinturas térmicas son:

Pinturas para techos: Bajan la temperatura de la cubierta o tejado, producida por los rayos solares, y de esta manera el calor que se percibe en el interior de la vivienda. Otra característica de estas pinturas para techos es la reflectividad debido a su color. El blanco es el que más repele los rayos de luz, lo que evita también que se eleve la temperatura del material, ya sea chapa metálica, losetas cerámicas o cemento.

Pinturas para pisos o suelos: Tienen la misma particularidad que las anteriores, evitando que se sobrecaliente el material sobre el cual se transita. Son utilizadas en ambientes exteriores, patios, terrazas y bordes de piscinas.

La mejor manera para romper con el puente térmico es crear una menor área de contacto entre los materiales. Y el aire es el mejor aislante que conocemos. Es por eso que las mejores pinturas atérmicas están constituidas por micrparticulas de baja densidad y contenedoras de burbujas de aire.

Pinturas ignífugas o retardantes del fuego

Estos productos transfieren al material en el que son aplicadas la propiedad de resistir al fuego por un mayor periodo de tiempo, más que el normal de dicho material. De esta manera se evita la propagación rápida de las llamas dando más posibilidades de controlar el fuego o tomar medidas de seguridad.

Son especiales para todo tipo de maderas y otras fibras naturales, como juncos, esterillas, tatami, bamboo, rattán y mimbre, entre otras. Estos materiales, que son altamente combustibles en presencia del fuego directo, resistirán por un mayor tiempo el fuego. Existen varios tipos de pinturas ignífugas:

Impregnantes: Es un tipo de producto formulado especialmente para ser aplicado sobre fibras naturales, telas y madera. Con el mismo se logra una resistencia mayor al fuego directo por parte del material. Se aplica sobre el mismo cuando no posee ningún otra pintura anterior, y es especial para usar sobre fibras con pistola o soplete.

Barnices: Los barnices son indicados para madera natural, adquiriendo propiedades ignífugas a bajo costo. El barniz mantiene la buena apariencia de la madera como cualquier barniz convencional.

Pinturas o esmaltes: Un esmalte sintético o pintura de acabado opaco cambia el color de la superficie. Aunque también se suele utilizar en madera, esta pintura es apta para distintos tipos de artefactos metálicas. Son muy utilizadas en el ámbito industrial, en el recubrimiento de cañerías, maquinarias y otras piezas, sobre todo para disminuir el riesgo de incendio y la propagación de las flamas.

También te puede interesar: