Cómo alisar las paredes de tu casa

Textura vs alisado

Categoría: Preparación de superficies

Te presentamos la manera sencilla de alisar las paredes con pasta o plaste, ya sea porque el estuco anterior tiene un efecto rústico, o para tapar un anticuado gotelé.

Las paredes texturadas o con gotelé ya pasaron de moda. El alisado tiene muchas más posibilidades decorativas: desde poner papel o cenefas, colocar vinilos o utilizar distintas técnicas de pintura como el estucado, esponjado, trapeado, difuminado, lacado, con plantillas…y un sinfín más. Por eso te propongo una completa guía para alisar las paredes de casa.

Paredes lisas, mil posibilidades

Es muy importante tener en cuenta que el soporte está lo suficientemente firme y que no hay posibilidades de que se desprenda del muro.

El gotelé ha sido hasta ahora una buena solución para tapar desperfectos, pero esa textura ha pasado a la historia. Si es pintura al temple bastará con humedecer con agua el muro, y una vez reblandezca rascar con una espátula para retirar el gotelé. Si la pintura es plástica hay distintos métodos para cubrirlo, en este caso veremos la aplicación de masilla o pasta, también llamada plaste.

Alisando las paredes

Alisando paredes con llana

Lo más importante si no conocemos la técnica del alisado es acudir a profesionales, porque dejar una pared completamente lisa y con acabados depurados no es tarea fácil. Recuerda que antes de ponerte manos a la obra es conveniente proteger bien el suelo, ventanas, puertas y muebles.

Las herramientas:

Son pocas y muy económicas. Básicamente necesitarás de:

  • Llana metálica o plástica
  • Espátula
  • Lijas de distintas medidas
  • Fratacho lija o llana abrasiva

Los materiales:

Existen muchos productos en el mercado que son aptos para alisar paredes con textura, pero no todos se utilizan en los mismos casos. Por ejemplo el yeso o la escayola son materiales tradicionales, pero más difíciles del lijar, y no pueden ser usados en paredes ya pintadas. Entonces la pasta o masilla debe ser un material especial para ser aplicado sobre pintura.

En el caso del gotelé existen pastas especificas en el mercado para tal caso. Además es conveniente que el material sea fácil de lijar, requisito necesario en grandes trabajos. Hecha esta aclaración… necesitarás:

  • Pasta para alisar paredes
  • Imprimación o sellador
  • Pintura plástica o látex

Pasos:

Antes de todo tendrás que reparar los daños que se encuentren en la pared y techo, ya sean agujeros que han quedado, grietas u otras imperfecciones. Y llega el momento del alisado de las paredes.

  1. Primero debes limpiar muy bien la superficie. Con un cepillo para retira la suciedad, impurezas o restos de polvo que han quedado en la pared.
  2. Aplicar la pasta con ayuda de una llana metálica o de plástico, cargando la herramienta con suficiente material, desde la parte inferior de la pared hacia arriba.
  3. Retirando el excedente de material de la llana, con ayuda de la espátula, repasar para alisar lo mejor posible la zona. Esta masilla se tiene que extender de forma homogénea por las paredes. No deben quedar marcas.
  4. El secado es muy importante. Dejar secar, ya que no se deben dejar zonas húmedas en la pared, así que sólo hay que tener paciencia. El tiempo de secado lo indica el envase del producto. El secado al tacto no es garantía de que esté realmente listo para el próximo paso.
  5. En raras ocasiones es necesaria una sola capa de pasta. Por lo que seguramente será conveniente aplicar una segunda capa, y hasta una tercera de ser necesario.
  6. Una vez seca, habrá que asegurarse de que la superficie quedará completamente lisa. Esto se logra con el pulido o lijado. Para ello pasar una lija por toda la pared; las hay de diferente grosor y se elegirá la que mejor nos convenga. El objetivo es que no quede ninguna irregularidad en la pared. Puedes utilizar un taco de caucho, o mucho mejor un fratacho para lijar. Debes hacerlo con movimientos circulares hasta dejar la superficie suave y sin imperfecciones.
  7. Si se va a pintar la pared alisada, es conveniente antes aplicar una mano de imprimación con el fin de facilitar la adhesión de la pintura. Es una especie de capa selladora que sirve para tratar la zona y la pintura se absorba mucho mejor.
  8. Con la pared con una mano de pintura plástica será sencillo comprobar si no han quedado marcas o grietas que reparar. De ser así aplicar pasta en los lugares necesarios y volver a lijar la zona específica.
  9. Nuevamente aplicar una mano de sellador o imprimación en el lugar reparado. Ya estarán las paredes listas para la aplicación de la pintura definitiva.

No hay duda que alisar las paredes está de moda, quedan bonitas y decorativas. Ahora falta darle el toque final que uno quiera: pintura, papel o vinilo. ¡Eso lo dejamos en tus manos!

También te puede interesar: