Cuidado con manchar (protege suelos y muebles)

Proteger de manchar el suelo

Categoría: Consejos útiles

Aunque para algunos no sea demasiado importante, el tapar y proteger las superficies que no serán pintadas demostrará un mejor trabajo, ahorrándonos tiempo en quitar manchas.

Cuando comiences la tarea de pintura, primeramente debes tener en cuenta algunos cuidados para no machar los pisos y muebles dentro de la habitación. Solo con ésto habrás comenzado tu trabajo de la mejor manera.

Hojas de papel, plásticos y cinta en mano, comenzamos…

Acuérdate de tapar bien el piso con plásticos, lienzos, periódicos o carpas. Si es posible quita los muebles de la habitación a pintar. Pero si no puedes hacerlo colócalos en el centro del lugar para descubrir las paredes. Luego tápalos con cuidado, primero con una tela (sábana, manta, lienzo) y después con plásticos, para no rayar aquellos muebles delicados o electrodomésticos.

Cuida el lugar donde preparas y recargas la pintura. Coloca los envases sobre un plástico impermeable, que proteja el suelo si algo cae. También evita que en la zona haya polvo que ensucie las herramientas y la pintura.

Cierra puertas para no ensuciar el resto de las habitaciones de casa, pero deja abiertas ventanas y puertas que den al exterior, para mantener la estancia aireada mientras pintas y se seca la pintura. Es necesario tener una buena circulación del aire, ya que la mayoría de las pinturas despiden vapores tóxicos y olores que pueden ser perjudiciales para personas alérgicas y con problemas respiratorios.

Si tienes mucho que lijar encinta las puertas de muebles entre marco y puerta para que no ingrese polvo en su interior. También puedes usar la cinta de papel para empapelar candelabros, lámparas, ventiladores de techo y otros objetos que se pudieran machar con la pintura y que no es posible retirarlos. Encinta zócalos que no van a ser pintados en su parte superior, como los de madera.

Siempre mantén el orden

Periódicos en el suelo

Y sobre todo, mientras trabajas, mantén el orden. Tapa las latas de pinturas que no utilizas, y guarda las herramientas no usarás. No dejes al paso cubetas o bandejas. Cerciórate de no pisar restos de pintura, para evitar arruinar el lugar a donde vallas.

Si llegas a manchar un mueble o el piso con pintura, retírala lo antes posible con un paño húmedo, si la pintura con la que trabajas es al solvete, el paño deberás humedecerlo con el solvente apropiado.

Y como último, pero principal consejo, sigue un orden para pintar: desde arriba hacia abajo, de izquierda a derecha. Primero pintarás techos, luego paredes, zócalos, puertas  y ventanas.

También te puede interesar: