Qué número de lija utilizar en cada caso

Distintos números de lijas

Categoría: Consejos útiles, Herramientas, Preparación de superficies

No es conveniente que uses cualquier lija en cualquier momento. Cada tipo de pintura o superficie, ya sea metal, paredes, madera pintada o natural, todas requieren una medida adecuada.

Las lijas son simples herramientas que siempre deberemos utilizar en trabajos de pintura. El soporte puede ser papel, tela y espuma de poliuretano, de esta manera se pueden llamar papel de lija, tela esmeril y espuma o esponja abrasiva, respectivamente.

Qué representan los números de las lijas

Por otra parte tenemos el grano, constituido de distintos materiales, el abrasivo en sí. Y el tamaño de las pequeñas partículas determinan el uso adecuado para cada caso. A este tamaño se le designa una numeración según normas internacionales, donde los números más pequeños hacen referencia a granos más grandes, y los números altos a granos más pequeños.

El estándar de numeración común es el europeo, también llamado “P”. En el mismo el número P20 representa a una lija muy gruesa con partículas de 1 milímetro de diámetro en promedio. Una lija P150 tiene partículas de 100 micrones, y una lija P2000 partículas de 10 micrones aproximadamente. Un micrón equivale a una milésima parte de un milímetro.

El tamaño del grano y el uso adecuado

De esta manera las lijas con numeraciones bajas tienen granos con mayor capacidad de desbaste o lijado, las más adecuadas para quitar la pintura. Por otra parte las lijas con numeración alta apenas rayan la superficie pero son las indicadas para acabados finales y pulidos.

Grano muy grueso (12, 16, 20, 24, 30 y 36): se usan para quitar pinturas duras con mucha facilidad, y capas gruesas de material. También para el lijado de metales oxidados y comenzar el nivelado de superficies muy rugosas.

Grano grueso (40, 50 y 60 ): son utilizadas para retirar capas de material fácilmente, y para comenzar a lijar maderas rústicas. También para eliminar impurezas de revoques gruesos y finos rústicos en paredes de mampostería.

Grano medio (80, 100, 120) muy comunes para el lijado antes de pintar sobre superficies metálicas, maderas y paredes en buen estado. El lijado previo suaviza la zona y crea el mordiente necesario para el buen agarre de la pintura.

Grano fino (150, 180 y 220) las más convenientes para el lijado entre manos de pinturas sintéticas y barnices. Este lijado favorece a la adhesión entre capas.

Grano muy fino (240, 280, 320, y 360) adecuadas para el lijado entre manos en piezas de acabado delicado. Pero además para eliminar impurezas en paredes una vez concluido el trabajo.

Grano extra-fino (400, 500 y 600) usadas para comenzar a pulir la madera y otras superficies rústicas o de acabado mate.

Grano super-fino (800, 1000 y 1200) lijas necesarias para acabar el pulido de la madera natural. También para suavizar pinturas sin brillo y satinadas. Comienzo de pulido de pinturas brillantes.

Grano ultra-fino (1500 en adelante) Utilizadas para el lijado final y pulido de distintos materiales o pinturas satinadas y brillantes. El proceso se realiza utilizando una lija de numeración cada vez más alta hasta obtener el resultado deseado.

Algunos recomendaciones: No uses lijas muy gruesas sobre madera, a no ser que sepas lo que estás haciendo, las marcas pueden ser permanentes. Además las lijas nuevas tienen mayor capacidad de desgaste, las usadas se suavizan con el uso.

También te puede interesar: