Todo sobre el convertidor de óxido para metales

Jarrón fundición con corrosión

Categoría: Pintar metales, Pinturas, Pinturas especiales

Con un simple tratamiento y el uso de convertidor de óxido los metales ferrosos retomarán las condiciones suficientes para la aplicación de una pintura de acabado final.

Una vez que las superficies ferrosas ya han sido atacadas por el óxido no habrá una pintura que lo resista, ni siquiera un anti-óxido por ser demasiado tarde para su aplicación. Es momento de usar un producto especial para detener la corrosíon y brindar un soporte estable para nuevas capas de pintura.

El “convertidor de óxido” es un fondo, o imprimación, sintético compuesto por resinas alquídicas y pigmentos anticorrosivos especiales. Una de las mejores alternativas actualmente para proteger superficies metálicas tales como carpintería metálica y rejas.

Cuándo aplicar anti-óxido y cuando convertidor

El primero debería utilizarse cuando los metales ferrosos aún no poseen señales de corrosión. El metal en este caso no necesita ningún tipo de tratamiento. Solamente son necesarias las condiciones óptimas requeridas para la aplicación de cualquier tipo de pintura.

Por otra parte el convertidor se necesita cuando el metal ya posee óxido en su superficie, y el mismo se encuentra firme y no es posible retirarlo.

Cómo aplicar convertidor de óxido

El producto inactiva la corrosión y debe ser aplicado sobre el metal oxidado que se encuentre firmemente sujeto a la pieza metálica. Por ello antes de aplicar un convertidor es imprescindible eliminar de la superficie partes sueltas y la mayor cantidad de óxido posible con ayuda de la espátula y lijas.

Se aplica una o dos manos antes de esmaltar, esperando el tiempo de secado recomendado en el envase. Puedes encontrar diversos colores para evitar excesivas manos de esmalte para cubrir.

Presentaciones del convertidor en el mercado

Convertidor 2 en 1: Producto con la doble función de detener la corrosión como es habitual, y además ofrecer un acabado final a modo de esmalte sintético. De ésta manera se aplican de dos a tres manos sin cambiar de producto.

Convertidor 3 en 1: Según los fabricantes, se trata de un convertidor, anti-óxido y pintura de acabado final, los tres en un solo. Se aplica como base sobre metales que hayan adquirido óxido, como también sobre los que no. Además sirve como esmalte final.

Convertidor en aerosol: las pinturas en spray o aerosoles son la forma práctica de pintar superficies u objetos pequeños y en casa, sin la necesidad de herramientas y de manera rápida.

También te puede interesar: