Qué es un lasur o impregnante para madera, modo de aplicación

Madera protegida contra el agua

Categoría: Como pintar, Pintar maderas, Pinturas, Pinturas y productos para madera

El lasur es un recubrimiento de alta resistencia, especial para maderas exteriores y viviendas de madera, muebles de jardín, barandas, puertas, ventanas y toda superficie de madera que esté expuesta a la intemperie.

¿Qué diferencia existe entre un lasur y un barniz?

A deferencia del barniz, el lasur no forma una película, sino que la capa aplicada es porosa o «a poro abierto». Esto permite respirar a la madera evitando desconchados o descascarados del material, cuando es correctamente aplicado.

Además al ser menos espeso, y por poseer menos partículas sólidas, penetra en las fibras protegiendo en profundidad. Generalmente los impregnantes, o lasures, contienen aditivos que aumentan su resistencia a los rayos UV, también fungicidas e insecticidas útiles contra los hongos y las termitas.

Pérgola de madera impregnante

Poro otra parte, y de la misma forma que el barniz, destaca las vetas de la madera haciendo resaltar su belleza, junto a un acabado satinado o brillante. También puede contener colorantes para totalizar maderas claras.

¿Cómo se aplica el lasur o impregnante?

El lasur debe aplicarse en maderas SIN manos previas de barniz o cualquier otro tipo de pintura. La superficie debe estar limpia, seca, libre de polvo, grasa, humedad u hongos. En tal caso se lija suavemente en sentido de las vetas, y una vez limpia se procede a la aplicación.

Cómo aplicar impregnante de madera

Para la primera mano el material debe estar diluido en un 20% de aguarrás, y puede aplicarse con pincel, rodillo de espuma o pistola neumática.

Las posteriores manos de lasur se aplican sin adición de solvente, es decir con la consistencia original. Serán necesarias dos o tres manos más, dependiendo de la absorción de la madera tratada.

Si la mano anterior es el mismo o idéntico material, solo basta con una suave lijada y limpieza como tratamiento previo. Se acostumbra renovar la protección de la madera cada dos años, y una vez al año en zonas expuestas directamente al sol y al agua, antes que se deterioren.

En maderas que contengan manos previas de barniz u otro tipo de pintura es necesario quitar completamente el material antiguo con un decapante químico, y posteriormente lavar y lijar. Solo una vez seca es posible aplicar el lasur.

También te puede interesar: