Espátulas de pintor: Cómo quitar pintura y masillar

Espátula

Categoría: Como pintar, Herramientas, Preparación de superficies

Entre las herramientas del pintor las espátulas son imperceptibles para quitar pintura en mal estado de distintas superficies, también para reparar imperfecciones. Escoge la más adecuada para cada caso.

Las espátulas son herramientas imprescindibles para la preparación de superficies a pintar. Hay espátulas de acero y de plástico, y dependiendo del uso que le demos será su ancho y su flexibilidad. Su medida puede variar entre los 20 a 300 mm.

Útiles para quitar pintura en mal estado

Las espátulas rígidas son las más indicadas para quitar pintura en mal estado en distintas superficies.

Antes de empezar a pintar en muchos de los casos encontrarás que le pintura se ha “descascarado” o “desconchado” y tendrás que retirarla con la espátula. Si estás trabajando sobre metal esta tarea no necesitara de cuidado, retirando los restos de pintura suelta firmemente.

En el caso quitar pintura con decapante sobre madera es muy importante hacerlo con mucha precaución para no causar arañazos y marcas permanentes. Una vez el producto químico ha trabajado alrededor de unos 20 o 30 minutos sobre la pieza de madera, pasa la espátula cuidadosamente y perpendicular a la superficie. De esta manera quitas la pintura evitando que se clave la hoja sobre la madera que se encuentra reblandecida.

Útil para el masillado o tapar imperfecciones

Las espátulas más flexibles son mejores para usar con pasta o masilla y reparar imperfecciones.

Para que el trabajo de pintado sea de calidad es conveniente reparar grietas, agujeros, o imperfecciones que pudiera haber en cualquiera de las superficies que pintes. Siempre masilla con una espátula de hoja blanda, las de plástico son muy indicadas para tales casos.

Para masillar yeso, placas de yeso, o MDF

Es importante que la superficie a tratar ya haya sido pintada. Si la pared es nueva por lo menos tendría que tener una mano de fijador sellador, y si es posible también una mano de pintura.

El yeso o la masilla los puedes conseguir en cualquier tienda de pinturas. Seguramente se debe preparar con agua, o tal vez ya esté preparado en forma de pasta, sigue las instrucciones del envase.

Carga el material en la espátula en poca cantidad y pasa por la pared intentando cubrir la imperfección. Si es demasiado grande repite la operación hasta emparejar al nivel de la pared. Deja secar y lija.

Para masillar madera

Puedes utilizar masillas de acabado blanco si la madera va a ser pintada con esmalte sintético u otra que cubra su color. De lo contrario, si deseas reparar madera que posteriormente será barnizada usa una masilla especial del color de la madera a tratar.

El procedimiento siempre es el mismo. Toma un poco de la pasta con la espátula y repasa intentando tapar la imperfección, hasta nivelarla con la superficie. Una vez la pasta a secado por completo, repasa con un papel de lija para otorgar la suavidad y retirar el sobrante, limpia.

También te puede interesar: