¿Esmalte sintético o esmalte al agua?

Pincel

Categoría: Pinturas, Preguntas, Productos para madera

Cuáles son las diferencias entre el esmalte sintético al disolvente y el esmalte acrílico al agua para pintar distintos materiales, y las ventajas y desventajas de cada uno.

Al pintar una superficie de madera u otro material surge la duda si utilizar un esmalte sintético al disolvente, o un esmalte acrílico al agua. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas, veamos algunas de ellas:

Durante la aplicación

El trabajo de pintado es mucho más sencillo si se utiliza un esmalte acrílico al agua, especialmente si trabajas con brocha o rodillo y tienes poca práctica con el uso de estas herramientas. Otra de sus ventajas es que seca mucho más rápido que el esmalte sintético.

Según la superficie

Los esmaltes al agua actuales tienen gran adherencia a todo tipo de superficies incluso metales. Pero personalmente recomiendo para superficies metálicas esmalte sintético, creo que tiene mucho más agarre y duración. Además puedes conseguir productos que son todo en uno, convertidor de óxido, anti-óxido y esmalte, todo a la vez. Hay que destacar que los esmaltes sintéticos ofrecen mayor durabilidad en exteriores aplicados sobre cualquier superficie.

Olores y toxicidad

La gran ventaja del esmalte al agua es su escaso olor, el cual desaparece rápidamente, lo que no sucede con esmalte sintético. En este el olor lo produce el disolvente que está evaporándose durante el secado, el cual generalmente se trata de aguarrás u otro material derivado del petroleo.

Si se trabaja en un lugar ventilado o en el exterior el olor no presenta grandes inconvenientes. En ambientes con poca ventilación en interiores es mejor decantarse por un esmalte al agua.

Cambio de color

Especialmente con blanco, al pasar el tiempo el esmalte sintético se torna amarillento, en cambio un esmalte acrílico al agua mantiene el color blanco original. Un punto que es indistinto si se utiliza otra coloración.

Brillo y acabado

Los acabados de los esmaltes sintéticos al disolvente siempre son más brillantes. La mayoría de los esmaltes al agua intentan imitar el brillo pero no llegan a los resultados de los anteriores.

Además el esmalte sintético posee una propiedad de auto-nivelado, es decir que se esparce más fácilmente al ser aplicado, dejando la superficie más suave y libre de rayones y marcas de la brocha. Esto mejora si se utiliza en condiciones ideales, es bueno aplicarlo con la temperatura adecuada y en la disolución correcta.

Durabilidad

El esmalte sintético al secar por completo forma una película mucho más dura que un esmalte acrílico al agua, lo que se traduce en una mayor durabilidad, especialmente si se trata de un objeto que es manipulado o se encuentra siempre expuesto al roce.

Y para terminar…

Si pintas de forma regular seguramente tendrás tu preferido. Pero es mejor aclarar que uno no es mejor ni peor que otro, son dos materiales distintos que deben ser aplicados según las necesidades.

Recuerda que si la superficie es nueva y utilizas una base, tapaporos o cualquier tipo de imprimación, ésta debería ser del mismo tipo que el esmalte aplicado, es decir al disolvente o al agua.

Foto: Alberto Martinez Subtil

También te puede interesar: