¿Qué es la psicología del color?

Categoría: Colores, Propiedades del color

No hay mucha información sobre el tema, pero estamos de acuerdo que los colores tienen cierto carácter y expresividad, e impregnan esas características en los ambientes en donde se los utilice. El efecto que los colores ejercen sobre nosotros, el efecto que ejercen sobre cómo percibimos las cosas, y la conducta que podemos adoptar en presencia de determinado color es lo que la psicología de los colores intenta explicar.

Influencia de los colores

La psicología de los colores ha sido estudiada a través de nuestra historia por varias personas, generalmente artistas como Goethe o Kandinsky o la psicóloga Eva Heller, y aunque el conocimiento reunido no cuenta con el desarrollo adecuado para considerarse una ciencia dentro del campo de la psicología, sabemos que los colores poseen un marcado efecto sobre la percepción y el estímulo.

Cómo percibimos los colores

Está claro que no todos percibimos lo mismo, pero hay cosas que están incorporados en el conocimiento colectivo como los colores cálidos y fríos, los primeros dan sensación de calidez, y los fríos producen el efecto contrario. Esto tal vez se deba a que los colores están relacionados con los elementos de la naturaleza de similares colores y características. De la misma manera una azul cielo puede parecer relajante o el verde hierba nos proporciona vitalidad y paz.

Además de lo anterior, no todos vemos los colores con los mismos ojos, y tal vez sea por éso que cada uno tiene uno favorito. Nuestras experiencias a través del transcurso de la vida, aquellos momentos felices y menos gratos, nuestros gustos personales, todo influye en la percepción de los colores. Ello puede modificar nuestra actitud y bienestar en presencia de determinadas tonalidades.

Características y efectos de los colores

Pero en sentido general los colores siempre resultan influyentes, y los efectos que producen son muy utilizados en las distintas ramas del diseño, en la publicidad, en el arte, y en gran manera en la decoración de interiores.

Psicología de los colores azules

El azul expresa seriedad y calma, además es el color frío por excelencia. Se utiliza en ambientes que se desee lograr un clima de serenidad, como el dormitorio. Por otra parte en una oficina puede proporcionar un aire de profesionalismo pero a la vez tranquilidad, especial para un lugar donde el trabajo puede resultar estresante. Es apropiado, en tonalidades medias y suaves, para crear espacios amplios pero con una sensación de frescura.

Psicología de los colores verdes

El verde se asocia a la vida y a la naturaleza. También se trata de un color frío por lo que suele ser usado en ambientes que se desea sean frescos y relajantes. Dicen que el verde ayuda a la concentración y estimula la creatividad, por lo que puede ser un buen color para un estudio o el cuarto de los niños.

Psicología de los colores amarillos

El amarillo es alegre y luminoso, y no hay tonalidades oscuras del mismo. Un ambiente pintado de amarillo lucirá más radiante e iluminado, por lo que es apropiado para espacios desfavorecidos por la luz natural. Es un color estimulante del apetito, además del diálogo entre las personas, por ello suele ser utilizado en locales de comidas rápidas y por ciertas marcas de alimentos. Si decides pintar algún cuarto de amarillo ten en cuenta que si escoges una tonalidad intensa puede resultar agobiante para la vista.

Psicología de los colores naranjas

El naranja igual que el anterior es cálido y alegre, muy atractivo en el sitio donde sea usado. Es apropiado para detalles en un cuarto infantil, alguna pared en la cocina, el comedor, e incluso en el salón. Las tonalidades más intensas es mejor dejarlas para pequeñas superficies. Los colores más oscuros y amaderados resultan muy agradables y de apariencia rústica.

Psicología de los colores rojos

El rojo es un color de marcada personalidad, que utilizado en los distintos ambientes puede generar distintas sensaciones. En un dormitorio crea un clima sensual o pasional. En la cocina y el salón, con la combinación adecuada, hará que el ambiente se vea moderno o sofisticado. Y en una oficina puede resultar dinámico. Es apropiado no abusar en grandes superficies y dejarlo para pintar una pared roja o como complemento, ya que cansa rápidamente y puede llegar a alterar a los ocupantes.

Psicología de los colores violetas

El violeta es elegante, suntuoso, y hasta podríamos decir soberbio, pero muy delicado y femenino en tonalidades suaves. Es uno de los colores fríos por lo que es apropiado para crear espacios frescos y tranquilos. En las tonalidades más intensas hacen que un ambiente sume elegancia y personalidad.

Psicología de los colores negros

El negro es un color especial, que transmite sensaciones diversas dependiendo tanto de la cantidad como del estado anímico de las personas y las creencias personales. Aunque para pintar las paredes no es muy utilizado, es abundante en tapizados, muebles, suelos, textiles y detalles. En un color que hace que veamos al ambiente elegante y serio, aunque su abuso puede crear espacios fríos, sombríos y tristes.

Psicología de los colores blancos

El blanco sin duda nunca debe faltar, aunque sea en una pequeña proporción. Es un color que irradia sensaciones de pureza, delicadeza, bienestar e higiene, por eso es utilizado en sitios relacionados con la salud y el cuidado personal. Es sin duda el más usado en la pintura de las paredes por crear espacios luminosos y agradables, y resulta notablemente acertado combinado con cualquier otro color.

Psicología de los colores grises

Los grises son una basta colección desde el blanco al negro, reflejando distintas sensaciones y creando distintos climas donde se utilicen. Generalmente pueden verse elegantes y modernos, aunque en contrapartida a algunos les pueden parecer tristes, fríos y con poco energía. Por eso en ambientes pintados y decorados de colores grises siempre es bueno combinarlos con otras tonalidades vivas que le otorguen un carácter más distintivo.

Psicología de los colores cafes

El marrón o café es el color de marcado carácter masculino y natural, es un clásico que refleja equilibrio y sobriedad. Crea una notable sensación de estar en un ambiente natural y rústico, y a la vez cálido y acogedor. Las tonalidades más agrisadas y beises suelen resultar sosas y deprimidas.

Los colores transmiten un mensaje, y ese mensaje sin duda afecta a las personas que lo reciben. Por eso al pintar y decorar nuestras casas transmitimos un mensaje a nuestras visitas y a nosotros mismos a través de los colores, y dependiendo de las tonalidades escogidas lograremos crear espacios vitales, tranquilos, o alegres.


También te puede interesar: