Tipos de pinturas para hormigón y uso adecuado

Categoría: Como pintar, Pinturas, Productos para paredes

Es cierto que hay pinturas especiales para hormigón, pero actualmente casi todas las pinturas que se encuentran en el mercado pueden utilizarse para pintar este material tan usado en la construcción. Solo es necesario elegir el tipo de pintura adecuado para cada caso en particular, tener en cuenta el estado de la superficie y hacer una buena preparación de la misma. En esta ocasión veremos solamente el primer punto:

Hormigon

Pinturas al agua. La principal característica de éstas pinturas es que usan como disolvente al agua. Y las más cocidas y utilizadas son las pinturas acrílicas y látex. Estas pinturas tienen gran resistencia a los álcalis, por lo que son adecuadas para pintar las paredes de los sótanos. Son especiales para superficies de hormigón en interiores, para exteriores son necesarias pinturas al látex especialmente formuladas para estos casos. Le otorgan a la superficie una capa protectora que cubre el color original, y la mayoría una vez completamente secas son lavables.

Pinturas bituminosas. Son productos asfálticos que pueden encontrarse en estado sólido o líquidos diluidos en disolvente. Estas pinturas aplicadas forman una película impermeabilizante protegiendo la estructura de hormigón. Se utilizan en superficies en contacto con el agua y paredes exteriores en contacto con el terreno, debajo del nivel de la superficie.

Películas transparentes. Son materiales de acabado transparente que se utilizan para proteger a la superficie, sin cambiar el aspecto y color original del hormigón. Son utilizadas en exteriores para repeler la humedad de las lluvias, pero no en sitios de humedad constante o bajo el nivel del terreno. No son tan durables como las pinturas látex, debido a que no poseen pigmentos y son deterioradas por la acción del sol. Las películas con agregado de resinas de silicones son la más resistentes al agua, por otra parte las que tienen compuestos de silicatos son más resistentes y apropiadas para suelos de hormigón para prevenir la pulverización

Pinturas al aceite. Las pinturas al aceite están constituidas generalmente por aceite de linaza y se utilizan para proteger maderas en exteriores. También hay pinturas de éste tipo espaciales para superficies de hormigón con agregados para mayor resistencias a los álcalis. Estas pinturas son apropiadas para el hormigón que se encuentra expuesto a la acción de los agentes climáticos, creando una barrera protectora contra el agua, aunque no es suficiente si la superficie se encuentra en periodos prolongados en contacto con la humedad, o si la misma procede del interior del la estructura. Funcionan mucho mejor aplicadas sobre hormigón seco con cierta edad.

Barnices. Tienen un constitución y propiedades muy similar a las pinturas al aceite, y son especiales para superficies de hormigón en interiores. Constituyen un película más lisa lo que hace que sea muy lavable, especialmente en acabados satinados y brillantes. En el mercado hay barnices para suelos de hormigón con mayor resistencia al roce, más apropiados para el transito que otros barnices convencionales.

Imprimaciones. La mayoría de las pinturas especiales para hormigón no necesitan de una mano de imprimación previa. Las productos para imprimar con resistencia a los álcalis son necesarios al pintar al hormigón cuando aún no está completamente estacionado, y le será aplicada una pintura al aceite. También existen imprimaciones especiales para aplicar antes del barnizado del hormigón. Suele utilizarse fijador al aguarrás para proteger superficies en exteriores.

Pinturas de cemento. Son pinturas diluibles en aguan en las cuales el cemento es el constituyente principal, y adecuadas para interiores y exteriores, excepto en pisos o suelos por su poca resistencia al roce continuo. Es ideal para superficies de hormigón poroso, de mala calidad, y revoques o estucos de cemento, aún cuando éstos últimos se encuentren húmedos. Por otra parte debe esperarse un mínimo de 3 semanas para la aplicación sobre bloques pre-moldeados, y varios meses sobre hormigón moldeado en el lugar de la obra. Poseen cierta resistencia a la humedad exterior, aunque no en tiempos prolongados. Su efectividad mejora con la aplicación de dos o tres manos, y se utiliza directamente sobre el hormigón natural, sin ningún tipo de imprimación y otro tipo de pintura anterior.

Fuente: ICPA Instituto del Cemento Portland Argentino.


También te puede interesar: