Técnica aguada o veladura en paredes

Categoría: Como pintar, Técnicas de aplicación

El objetivo de esta técnica es crear una efecto no uniforme en las paredes, similar al esponjado o trapeado, siendo especial para decoraciones de estilo rústico. Esta técnica puede utilizarse en paredes e incluso muebles, en este artículo solo menciono su aplicación en las primeras.

Elegir los colores para una veladura

Una veladura cuenta con dos colores, una capa base y el acabado, las cuales deben ser distintas para que se destaque el trabajo de velado, y así la textura que se logra con la técnica. Si eliges un color más claro para la base que para el acabado se crea una sensación visual de textura en las paredes, en cambio, si eliges el tono más claro para el acabado la sensación que obtienen las paredes es de brillo.

La combinación de colores es infinita, y depende mucho de tus gustos personales, pero para dar una idea menciono que el blanco se lleva con cualquier color. También puedes usar dos tonalidades en un esquema tonal, esquema armónico, y eventualmente un esquema de contraste.

Los materiales necesarios

Para realizar una veladura necesitarás pintura plástica para paredes satinada, la cual podrás colorear con tintes o entonadores universales. Es necesaria una pintura de éstas características porque al aplicar la última capa, esta demorará en secarse mientras realizas el trabajo de velado. La pintura satinada se utiliza por su poca absorción del agua lo que retarda el proceso de secado.

Forma de aplicación

Primero debes preparar la superficie como para una pintura habitual de paredes, lijando y reparando sus imperfecciones. Luego, aplicar 2 manos de la capa base según el color que hayas elegido. La forma de aplicación puedes verla en el artículo: Como pintar paredes interiores. Respetando los tiempos de secado entre manos que pueden variar de 6 a 24 horas.

La última mano, es la capa en la cual se trabajará en la técnica. Aplicas la pintura bastante diluida en agua, aproximadamente en un 40 % (aguada), con brocha con movimientos irregulares o con rodillo, evitando que chorree, pero solo en una pequeña zona de un metro cuadrado aproximadamente.

Inmediatamente antes de que seque la pintura frotas con un paño, un guante de tela o cuero o una esponja sobre la pared, intentando retirar la pintura en pequeñas cantidades, descubriendo en parte el color de la base. El movimiento debes hacerlo con pequeños golpes uniformemente, o cortos movimientos frotando la herramienta en la pared en forma irregular.

Recomendaciones

No vuelvas sobre tus pasos, trata de hacerlo uniformemente. Ten mucho cuidado en las “juntas” al realizar distintos paños, requiere un poco de práctica y velocidad para lograr que no se noten. Practica con anterioridad en un cartón o en trozo de pared para observar el efecto y mejorar la técnica.

Habitualmente las técnicas de pintado que ofrecen texturas no se hacen en todas las paredes de una estancia. Puedes destacar una pared, un rincón, una columna, una viga o una moldura.

Temas Relacionados:
Técnica del esponjado o pintar con esponja
Colores pata el  estilo rústico
Peinado o veteado en paredes

También te puede interesar: